jueves, 22 de noviembre de 2012

Trucos para ahorrar dinero en la peluquería

La situación económica no está bien para nadie, pero, días mejores vendrán. Mientras no llegan, tenemos que ajustar el presupuesto mensual destinado a la belleza. Yo, por ejemplo, iba semanalmente a la manicura y ahora cuido mis uñas en casa.

La peluquería también es algo que fue tachado de la lista de muchas mujeres  como algo superfluo para estos momentos. Muchas chicas redujeran las visitas a su peluquera favorita y arriesgan a probar cambios de look en la comodidad del hogar. El problema es que ni siempre los resultados son buenos. Como decía la abuela “El barato, sale caro”.

Para que puedas sentirse guapa, pese a la falta de dinero, te dejo con algunas ideas prácticas para cuando vayas a la peluquería.

Si quieres cambiar el look, pero no tienes mucho dinero para cortes, tintes y peinados más elaborados, apuesta en tu flequillo. Así no pagarás el valor de un corte completo e irás a casa con otra cara.

Si quieres teñir el pelo, utiliza técnicas más duraderas, que no exijan retoque mensualmente. Las mechas californianas, por ejemplo, son tendencia y necesitarás volver a la peluquería solo después de los tres meses.

Si la peluquera ofrecerte lavaje o hidratación, rechaza. Por el precio que pagarás en este servicio en la peluquería, podrás comprar buenos productos para lavar e hidratar tu pelo en casa (y varias veces).

¿Y la manicura? Como te comenté al principio de este post, lo suyo es que aprendas a cuidar las uñas en casa. Si no te gusta nada la idea, puedes aprovechar las ofertas de las manicuras  y darte el capricho siempre que puedas, así será mas fácil mantener las uñas bien cuidadas después.

Hay muchos centros de belleza que también son escuelas. Allí los alumnos, bajo la supervisor de un profesor, hacen los servicios por un precio muy barato. En Madrid, yo frecuentaba una escuela que me cobraba 3 euros por la manicura. Obviamente no quedan perfectas como si hechas por una profesional, pero seguramente mejor de lo que haríamos nosotras.