domingo, 31 de marzo de 2013

Entrena en casa: bandas elásticas

Si te falta tiempo para ir al gimnasio, las bandas elásticas son otra de las alternativas para mantenerte en forma entrenando en casa: no requieren de mucho espacio, no son muy caras y puedes tonificar todo el cuerpo.

Las bandas elásticas son una de las primeras cosas que compré cuando empecé a formarme en el mundo del fitness. Me parecen imprescindibles para un entrenador personal por su versatilidad y porque te permiten entrenar en cualquier sitio, ya sea al aire libre o dentro de casa.

Además, cuando salgo de viaje las bandas elásticas van siempre conmigo en la maleta: no ocupan nada y me permiten realizar ejercicios de fuerza muscular tanto para tren superior como inferior.

En cualquier tienda de deportes podemos encontrar bandas elásticas con distintas resistencias, generalmente diferenciadas por colores. El material suele ser goma elástica, pero también las hay de otros tejidos.

Personalmente, la que yo tengo es de tejido elástico, y tiene distintas marcas para trabajar con resistencias variadas. En mis entrenamientos incluyo los ejercicios con banda elástica por repeticiones, aunque también pueden usarse para hacer el mayor número de repeticiones posible en un intervalo de tiempo determinado.

Para mí, los mejores ejercicios con bandas elásticas son aquellos que implican varios grupos musculares y trabajan con el propio peso corporal y además la resistencia de la banda elástica.

Un ejemplo: nos colocamos de pie, pisando con ambos pies la banda elástica, tomamos un extremo de la banda con cada mano, realizamos una sentadilla y, al subir, un press de hombros. La banda nos sirve de resistencia al realizar el press, con lo que aumentamos la intensidad del trabajo de brazos, y además trabajamos los abdominales al tener que guiar nosotros mismos el recorrido del ejercicio.

Otro ejemplo para tren inferior: desde la posición de plank horizontal, tomamos un extremo de la banda con cada mano, y enganchamos uno de nuestros talones en la banda. Desde ahí realizamos una extensión de cadera con la pierna enganchada a la banda (trabajo de glúteo con resistencia) y a la vez hacemos una flexión.

Como veis, las posibilidades son muy numerosas, más allá del típico curl de bíceps sujetando la banda con la mano y el pie.