lunes, 11 de marzo de 2013

Moda: Consejos para comprar ropas de segunda mano

Las tiendas de segunda mano que ofrecen ropas y accesorios usados, con tendencia vintage, son una buena opción para quien busca look originales, llenos de estilo y a buen precio. Hay muchas tiendas que se han especializado, en los último tiempos, a este tipo de moda y no pienses dos veces antes de aprovechar sus oportunidades.

Pero, pese a las ventajas de comprar ropas de segunda mano y componer un look exclusivo y solo tuyo, es necesario estar atenta a algunos detalles, para no encontrar defectos y problemas con la prenda al llegar en casa. Acuérdate que en la mayoría de estas tiendas no se pueden cambiar las prendas. Conozca, los mejores consejos para comprar ropa de segunda mano:

Lo primero que debes observar en la prenda es si su tejido esta firme en toda su extensión; si notas que hay zonas que hay mucho desgaste, esté segura que después de dos lavados, este tejido rasgará. Mejor no llevarlo para casa. Si encuentras hilos sueltos y cosidos flojos, seguramente pasará lo mismo. Prefiera prendas con el tejido bien cuidado y con costuras perfectas.

Cuidado también con la coloración de las prendas, ropas de color oscuro tienden a desteñir por naturaleza. Así que, cuidado con las prendas de este color. Una buen truco es mirar la etiqueta, cuando la etiqueta presenta manchas es señal que la prenda fue lavada y se destiñe con facilidad.

Una de las grandes ventajas que buscamos en este tipo de tiendas es la exclusividad y el estilo único, pero cuidado al intentar componer un visual tan especial y parecer parte integrante de un museo. Lo ideal es combinar prendas y accesorios vintage, antiguos y de segunda mano, con prendas y accesorios actuales. Así conseguirás composiciones con estilo y dentro de las tendencias. Evita montar looks enteros con ropas retro.

Prueba la prenda que pretendes comprar en el probador y asegúrate que es lo que buscas. Como ya comenté antes, difícilmente podrás cambiar la prenda.

Al llegar en casa, antes de usar tu prenda, lávala para eliminar el polvo y olor de guardado. Si prefieres, puedes enviar a una lavandería para evitar estropear la prenda.