martes, 19 de marzo de 2013

Proteger el hígado es fácil

La mayoría de las personas que practicamos deporte de manera cotidiana y solemos echar mano de complementos alimenticios para mejorar nuestro rendimiento tenemos siempre presente un aparte del cuerpo que puede verse afectada por estas costumbres, se trata del hígado, un órgano fundamental en nuestro organismo, y por lo que debemos tener siempre presente y cuidarlo al máximo. Para ello lo que haremos será daros algunos consejos para conseguir mejorar su estado y evitar un deterioro del mismo por un aserie de malas prácticas.

El hígado es un órgano fundamental para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo, y por ello es necesario que lo cuidemos como es debido para evitar su deterioro prematuro y lo que ello conllevaría para nuestra salud. Simplemente lo que debemos hacer es tener más en cuenta este órgano y lo que debemos hacer para evitar que con el tiempo se deteriore. Se trata simplemente de una serie de hábitos sencillos que no vamos a descuidar y que es necesario que interioricemos, ya que nos servirán para todo tipo de personas en cualquier momento de la vida.

Cuidar la alimentación para proteger el hígado

En primer lugar vamos a destacar la alimentación como punto importante y necesario a la hora de cuidar el hígado. En cuanto a lo que se refiere a los alimentos existen diferentes puntos a tener presentes. En primer lugar es necesario que tengamos presente la ingesta de alimentos ricos en antioxidantes. Entre ellos vamos a destacar las frutas rojas, los frutos secos, la manzana, los cítricos, las verduras de hoja verde… Todos estos alimentos al aportarnos antioxidantes lo que harán será conseguir que los radicales libre que atacan a nuestro organismo tengan menos efecto, pues protegerán a las células frente a sus ataques, cosa que en el caso del hígado es necesaria debido a que sufre mucho desgaste por el alto nivel de trabajo que tiene.

Otro aspecto a tener en cuenta a la hora de seguir una alimentación correcta es evitar el abuso de nutrientes como las proteínas, ya que se asimilan a través del hígado. Cuando mantenemos durante largos periodos de tiempo una ingesta abusiva de estos nutrientes, lo que podemos conseguir es una sobre carga en el trabajo que tiene que realizar el hígado. Este exceso de trabajo puede traer consigo un desgaste del hígado que puede acabar por pasarnos factura en forma de dolencia en este órgano. Por ello en una dieta deportiva debemos evitar sobrepasar esos niveles pues los daños pueden ser elevados.

Evitar el alcohol y el tabaco

Existen otros hábitos muy negativos para el correcto funcionamiento del hígado. Nosotros en esta ocasión nos vamos a detener en la ingesta de alcohol y tabaco. El alcohol es una sustancia que se digiere y se asimila a través del hígado. Este proceso requiere un trabajo extra para el hígado, por lo que el deterioro de éste será mayor. En el caso del tabaco el riesgo para el hígado está en las toxinas que nos aporta al organismo y que pone en peligro la salud celular del mismo, ya que al fin y al cabo se trata de radicales libres que pueden afectarlas. Algunos medicamentos pueden afectar al hígado también, por lo que es necesario tener cuidado con su uso y no hacerlo sin prescripción médica.

La importancia del deporte para proteger el hígado

El deporte es fundamental también para mantener un buen funcionamiento y una salud adecuada del hígado. Junto al deporte destacaremos la ingesta habitual de líquidos e infusiones como el té verde, que nos ayudarán a depurar el hígado y eliminar cualquier residuo que se acumule en él. Otro punto a tener en cuenta a la hora de proteger el correcto funcionamiento del hígado es evitar darnos golpes en esta parte del cuerpo, ya que un golpe fuerte puede hacer que el hígado sufra y se altere su correcto funcionamiento para así padecer cualquier tipo de dolencia.