viernes, 5 de abril de 2013

¿Cómo acabar con la depresión al final del fin de semana?

Hoy es viernes y todo el mundo está feliz por la llegada del fin de semana. Esta agradable sensación acaba rápidamente en la tarde del domingo, cuando la ansiedad y angustia de no hacer nada sumado al retorno al trabajo y la rutina se hacen insoportables.

Enterrarse en la propia agonía por no “tener nada que hacer” en el domingo, además de recordar que “mañana y es lunes” no resolverá el problema. Este aburrimiento y tipo de pensamiento lleva al aislamiento, desmotivación, apatía y pérdida de expectativas, además de la falta de ganas de realizar las actividades más sencillas de cada día. Aprenda como cambiar tu ánimo en el domingo y la perspectiva de comenzar una nueva semana:

Salga del sofá, deja la tele o el ordenador. Pasar el domingo mirando el Facebook o cambiando los canales en la tele no te ayudará a salir del aburrimiento. El aburrimiento aparece del exceso de actividades rutinarias que ni siquiera quieres realizar. Se repetir estas actividades una y otra vez, sentirás un vacio, frustración, infelicidad e insatisfacción.

Una idea es combinar alguna actividad con los amigos o familia. Puede ser una comilona, una tarde de juegos de mesa, jugar la consola juntos, ver una película o simplemente conversar. La convivencia con personas queridas reforzará tus pensamientos positivos y alejarán la sensación de sentirse solo.

La práctica de ejercicios físicos eleva la producción de hormonas responsables por el bienestar. La euforia provocada por la endorfina, neurotransmisor liberado en el organismo que ofrece sensación de bienestar continúa actuando él en organismo hasta después de 12 horas de la actividad.

Escuchar música estimula el cerebro a comandar el aumento de la endorfina, aumentando la sensación de bienestar. Escuchar tus músicas favoritas por media hora puede promover la dilatación de los vasos sanguíneos, reduciendo la tensión. Puedes también hacer un paseo al aire libre, da una vuelta en un parque, plaza o mismo tu jardín. Si llueve, haga una actividad diferente, como ejercicios de yoga.