viernes, 26 de abril de 2013

Como dejar de comerse las uñas y tener una manicura perfecta

Comer las uñas es un habito relacionado, normalmente, con crisis de ansiedad y de autoestima. El organismo sufre con los microorganismos que son ingeridos al llevar las uñas a la boca y los dientes también se deterioran.

Además de los problemas de salud que este pésimo habito ofrece, la parte estética también queda comprometida; con las uñas mordiscadas, las pieles sueltas y heridas con sangre es imposible conseguir una manicura perfecta. Si sueñas en tener unas uñas preciosas y dejar esta costumbre en el pasado, te enseño algunos trucos diferentes y que realmente funcionan:

Identifica los momentos en que te despiertan las ganas de comerse las uñas. La mejor forma de acabar con esta costumbre, es entender que manifiesta esta ansiedad. ¿Comes las uñas antes de una reunión, en el trafico o cuando tienes que tomar decisiones importantes? Saber la causa del problema te ayudará a inventar una manera de acabar con él o buscar la ayuda de un profesional.

Mantenga las uñas cortas, para evitar que se enganchen en ropas u objetos, acabando con las ganas incontrolables de arrancar un trocito y dar inicio a todo otra vez.

Haga la manicura semanalmente, es un gran incentivo para la chicas que quieres dejar la costumbre. Cuando vez tus uñas bonitos y una manicura bien hecha, pensarás dos veces antes de ponerte a comer las uñas y pielecitas.

Hay esmaltes con sabor amargo, que te ayudan a recordar que no debes morder los dedos y comer las uñas. Quien tiene este hábito puede perder la consciencia de lo que está haciendo y este tipo de esmalte ayudará en el proceso de rehabilitación.

En vez de comer las uñas, masca un chicle, este movimiento puede funcionar como alternativa a la ansiedad. Sin embargo, no es una solución definitiva, lo que debes hacer es identificar la causa de esta ansiedad y evitar o resolver las situaciones que provocan este estado de ánimo.