viernes, 19 de abril de 2013

Nokia vende más Lumias, pero sigue sin ser suficiente

Aunque la estrategia de Nokia aún no está completa, ya que los teléfonos que más se espera que vendan siguen estando sin vender en algunos mercados (y en otros acaban de salir) como el Nokia Lumia 520 o el 720, ya se empiezan a ver brotes verdes en la compañía. Pero no son suficientes, a la vista de los resultados financieros de Nokia.

Vamos a los números duros:
  • 5.85 mil millones de euros en ventas totales, 20% menores si lo miramos interanualmente.
  • Pérdidas netas de 272 millones de euros, mucho menores que los 928 millones del año anterior.
  • 61.9 millones de dispositivos, de los cuales:
    • 5.6 millones de Lumias.
    • 6.1 millones de smartphones.
    • El año anterior fueron 82.7 millones de teléfonos, 11.9 de smartphones y poco más de 2 millones de Lumias.
Ahora bien, lo curioso es que Nokia considera que cualquier teléfono con pantalla táctil es smartphone, por lo que también incluyen aquí la categoría de los Asha, que no compiten con modelos como el Lumia 920, que se ha convertido en el teléfono con Windows Phone (en general, no sólo 8) más usado. ¿Esto qué nos dice? Que las ventas de teléfonos de gama alta están mejorando, pero que la gama Lumia sigue sin cuajar fuera del ámbito de los aficionados a Microsoft, al menos no a niveles donde realmente le puedan robar cuota de mercado a otro sistema operativo. Otra cosa que tenemos que mirar es el aumento de las ventas de Lumia en los resultados financieros de Nokia, que notan la aparición de alternativas en serio, no hay más que ver su evolución: 4 millones en Q1, 2.9 en Q2 y 4.4 millones en Q3.

¿Dónde deja esto a Nokia? Siguen estando mal, necesitando mejorar, pero el punto donde realmente se verá la diferencia es en el próximo reporte de los resultados financieros de Nokia, por un motivo sencillo: El Lumia 720 y 520 aún tienen su papel en los números, que no han sido reflejados en este reporte. Nokia va en buena dirección, si cabe, pero no puede dormirse en los laureles, ni mucho menos descansar. Deben seguir manteniendo el esfuerzo para que los próximos resultados financieros de Nokia sigan mejorando. En concreto deben mejorar el ratio Lumia/Asha vendido para que la gente opte directamente por Windows Phone 8 en un Lumia 520, además de mantener la gama alta de los terminales con sus acabados impecables de siempre.