miércoles, 24 de abril de 2013

Nokia y su apuesta por lo social

No es la primera vez que lo vemos. HTC ya lanzó el ChaCha, un terminal que llegaba en junio de 2011 con el calificativo de “teléfono Facebook” por la integración de un botón dedicado para el acceso a las funciones de esta red social. Ahora Nokia quiere retomar esa idea con sus Asha 210, y puede que tenga éxito.

Las razones son claras: Facebook ya era poderosa en 2011, pero hoy en día su presencia es aún más global y a ello han contribuido de forma clara los móviles, cada vez más utilizados para el acceso a las redes sociales. Lo mismo ocurre con las versiones con botón WhatsApp. En ambos casos tenemos otro componente clave: el teclado físico.

Los teclados QWERTY vuelven a Nokia

Nokia ya no era demasiado propensa a lanzar terminales con teclado físico —un elemento que solo BlackBerry parece conservar como “marca de la casa”, y seguirá haciéndolo con sus Q10—, pero estos Nokia Asha 210 precisamente destacan por la disponibilidad de un teclado QWERTY completo que será perfecto para publicar actualizaciones en Facebook o para mandar mensajes en WhatsApp.

Y es que a pesar de que los teclados virtuales en pantalla han avanzado mucho, es difícil competir con la velocidad que proporciona un teclado físico para los usuarios que lo aprovechan al máximo. Esa vocación por utilizar el teléfono para escribir queda clara con los teclados físicos aun no siendo aptos para usuarios con manos grandes.

WhatsApp, Facebook… ¿Sina Weibo? Lo social triunfa

Está claro que Nokia ha querido aprovechar el tirón de las redes sociales como Facebook o de servicios tremendamente populares como WhatsApp para tratar de conquistar a un público joven y ávido de interactuar con estos servicios.

Resulta singular que según modelos (hay versiones mono-SIM y dual-SIM) y mercados Nokia haya decidido dedicar ese “botón social” a Facebook o WhatsApp, pero es que además parece que Nokia podría destinar ese botón al servicio de microblogging Sina Weibo (una especie de mezcla de Twitter y Facebook) en China e India, donde este servicio es uno de los más populares de esos mercados.

De hecho, la estrategia de Nokia es más interesante a priori que la que la propia Facebook ha seguido con su Facebook Home, una aplicación muy criticada por ocultar la experiencia Android de serie en lugar de ofrecerla en segundo plano, como sería lo deseable según las opiniones de los usuarios.

Al ofrecer el acceso a Facebook, WhatsApp o (hipotéticamente) Sina Weibo en un botón físico, la experiencia normal con el móvil no sale perjudicada, y ese acceso físico cumple su función perfectamente, dando la oportunidad de aprovechar esos servicios directamente.

Nokia vuelve a prestar atención a las gamas medias y bajas

Durante cierto tiempo Nokia parecía haberse olvidado de las gamas bajas, aquellas que precisamente la dotaron de su posición de privilegio durante buena parte de las décadas de los 90 y 2000, y ha ido presentando modelos cada vez más económicos y competitivos en prestaciones.

La gama Asha es el claro reflejo de ese intento por recuperar a los clientes de los terminales de gama media, pero también entra allí el Nokia Lumia 520, un smartphone con todas las letras que ha generado mucha expectación entre los usuarios de móviles.

De hecho, los comentarios en Xataka Móvil dejan claro que algunos usuarios tradicionales de otras plataformas consideran al Lumia 520 como una oportunidad perfecta para conocer la plataforma Windows Phone, que se encuentra así con “un dispositivo de transición” perfecto. Estos Nokia Asha 210 son otro ejemplo de esa atención a estas gamas, ya que con un precio de tan sólo 72 dólares (sin impuestos) podrían convertirse en un verdadero éxito entre los más jóvenes.