lunes, 6 de mayo de 2013

Aerobicos: Corre mejor aumentando tu cadencia

Eso es lo que dicen los expertos, que con 90 zancadas o más (o sea 180 pasos por minuto) lograrás tu máxima eficiencia con el mínimo desgaste muscular y articular cuando buscas el máximo rendimiento, pero lo habitual es ir por debajo de esa cifra, salvo en el caso de los corredores más expertos. Busca una zona de hierba, que amortigüe bien tus zancadas y prueba:

Cuando corres suave la cadencia es menor a esa cifra. Cuenta los pasos que das en 30 segundos, en varias ocasiones diferentes y haz la media. Puedes aumentar esa cadencia en un 5% sin un esfuerzo significativo y sin embargo ya estarás reduciendo el impacto de forma importante.

Sprints en bajada. Después de rodar suave haz 5 cambios de ritmo en un descenso, de 200 metros, llegando a tu máxima velocidad al final. Sube andando para recuperarte.

Haz dos marcas, separadas unos 20 metros. Da el máximo número de zancadas posible entre las dos marcas, elevando los pies muy rápido como si te fueras a quemar. Repítelo 5 veces intentando hacer una zancada más cada vez.

Pisa debajo. En lugar de lanzar los pies adelante trata de apoyar justo debajo con cada zancada. Fíjate en la diferencia de tu zancada normal y la zancada corta y lanza la pierna bien atrás para impulsarte. Haz 2 rectas de 20 metros, arrancando con tu zancada normal y haciéndola corta a partir de la mitad, y 8 rectas con zancada corta todo el tiempo.