jueves, 23 de mayo de 2013

La importancia de medir la frecuencia cardíaca

Durante el entrenamiento de cualquier modalidad, tanto aeróbica como anaeróbica, la frecuencia cardíaca sufre alteraciones y la mayoría de las veces tiende a aumentar; en algunas personas esta variable puede convertirse en un riesgo para la salud, pues la frecuencia cardíaca puede subir demasiado y poner a las personas en situaciones complicadas y hasta en un riesgo de vida, en los casos más serios.

Para evitar problemas como este, podemos hacer uso de un aparato que mide nuestra frecuencia cardíaca mientras estemos utilizándolo; el medidor denominado frecuencímetro cardíaco es una herramienta de gran auxilio en la obtención de buenos resultados, principalmente, en las actividades aeróbicas y está constituído de una cinta que es colocada en la altura del pectoral, y envolviendo a toda la circunferencia del tórax y de un reloj que mide la frecuencia, y en algunos casos, tienen hasta funciones como la zona blanco de entrenamiento, cronómetro, despertador, informaciones de calorías consumidas durante el ejercicio, consumo máximo de oxígeno (VO2max), índice de masa corporal, entre otros.

Los individuos portadores de disturbios en el corazón (cardiopatías) y otros, que necesitan tomar un cuidado especial con la frecuencia cardíaca deben utilizar el aparato durante cualquier entrenamiento, por tener la facilidad de leer a través del reloj, la frecuencia cardíaca actual y sus consecuentes alteraciones.

En resumen, el frecuencímetro es un aparato de fundamental importancia para el mantenimiento de la salud y seguridad de la persona que practica actividades físicas (principalmente aeróbicas), especialmente aquellos que presentan disturbios influenciados por las alteraciones de la frecuencia cardíaca, o para los individuos que desean alcanzar un óptimo resultados en el entrenamiento para aumentar el VO2max o disminuir el porcentual de grasa corporal.