miércoles, 19 de junio de 2013

Cómo incrementar las calorías quemadas con la digestión

Nuestro organismo es una perfecta máquina que como tal, requiere energía para cumplir cada una de sus funciones, incluso, para digerir, metabolizar y absorber los nutrientes que consumimos. Por eso, hoy te contamos cómo incrementar las calorías quemadas con la digestión.

Podemos aumentar fácilmente las calorías gastadas con el ejercicio y si bien no podemos variar en demasía las calorías quemadas con la digestión, algunos alimentos y nutrientes demandan mayor esfuerzo al organismo y por lo tanto, incrementan el gasto energético total si los consumimos.
Algunos consejos para incrementar las calorías quemadas con la digestión son:
  • Ingerir alimentos proteicos en cada comida, porque como hemos dicho las proteínas son el nutriente que más trabajo demanda para digerirse, absorberse y metabolizarse, y de las calorías ingeridas con ellas, un 27% se consumen en su proceso en el organismo. En una dieta rica en proteínas, el gasto producido por la digestión puede elevarse un 5% mientras que en dietas hipoproteicas pueden reducir hasta un 40% el metabolismo.
  • Condimentar las comidas con especias, pues los alimentos condimentados incrementan y prologan el gasto calórico generado por los alimentos. Se sabe que el chile y la mostaza prolongan el efecto término de los alimentos por 3 horas en comparación con alimentos no condimentados.
  • Consumir cafeína (con moderación), pues la cafeína contenida en los alimentos o en una taza de café, puede incrementar notablemente el gasto calórico generado por la digestión e incluso, el gasto energético basal.
  • No restringir la ingesta calórica y fraccionar la dieta, pues las dietas hipocalóricas o con escasos alimentos reducen el estímulo del sistema nervioso para quemar calorías y se reduce la termogénesis inducida con la dieta (TID)
  • No abrigarse en demasía, pues exponerse al frío por ejemplo en invierno tiene un efecto semejante al consumo de cafeína y estimula el gasto calórico en reposo así como el producido con la digestión.
Si bien podemos variar poco las calorías quemadas por la digestión, un error de un 1% producido en la termogénesis inducida por la dieta puede significar la ganancia de 1 kg por año, es decir, 10 kg por década.
Entonces, prestemos atención también a aquellos factores que pueden ayudar a que el cuerpo mantenga su gasto calórico en actividades vitales como es la digestión, metabolización y absorción de alimentos.