domingo, 16 de junio de 2013

Jolla, así es la bonita alternativa que llegará en unos meses - Video

Hace unas semanas os hablábamos del esperado anuncio de Jolla Phone, el smartphone con Sailfish OS, uno de los sistemas operativos móviles que llegarán este año. Así, es Jolla quien crea sus propios smartphones, por lo que su modelo empresarial va más en la línea de Apple o BlackBerry, software + hardware integrado, que no en la de Android o Windows Phone. Para entender qué es Jolla hay que remontarse al antiguo desarrollo de MeeGo, ya que algunos de sus trabajadores de entonces son los que ahora forman parte del proyecto de Jolla. De hecho, es un proyecto afincado en Finlandia, la nación que vio nacer a Nokia.

Tras los 18 meses que lleva Jolla trabajando en su producto, estamos a las puertas de darle la bienvenida. De hecho, en su página web ya ofrecen la posibilidad de realizar una pre-reserva con un número limitado de terminales, desembolsando 100 dólares (cantidad descontada del precio final del producto). La tecnología Qt y el núcleo Mer Core con el que se comenzó a trabajar en el proyecto han cristalizado en una interfaz de usuario hermosa y llamativa, que aunque no supone una diferenciación tan grande como la que consiguió Windows Phone, más alejada del modelo tradicional de iconos en parrilla presente desde los primeros Symbian y consolidados por iOS y Android, resulta bastante atractiva, entre otros motivos por su uso de las tipografías y las transparencias.

Lo más relevante para los usuarios, sin embargo, acaba siendo la cantidad y la calidad de las aplicaciones disponibles, lastre que arrastran como una losa BlackBerry 10 y Windows Phone 8, y que les continúa costando la posibilidad de recibir a muchos más usuarios. De la misma forma que Samsung se anticipó a la jugada e hizo compatibles las aplicaciones de Android con Tizen, éstas también podrán ser ejecutadas en Jolla. Misma estrategia que ya adoptó BlackBerry con BlackBerry 10, con aciagos resultados: los ports sólo suponen el 20 % de la oferta en BlackBerry World, y la mayoría ofrecen una experiencia bastante pobre y parcial.

De momento, la estrategia de Jolla es clara: hacer ruido, obtener notoriedad. Que todo el mundo sepa qué es Jolla aún cuando falta tiempo para su llegada oficial. Su primer smartphone ya tiene anunciadas las características básicas, como cámara de 8 megapíxeles, pantalla de 4,5 pulgadas, o un precio de unos 400 euros / 500 dólares. Ahora falta que llegue, y veamos cómo comienza a distribuirse. Por lo pronto, las primeras cifras hablan de 118 países en los que se han pedido unidades.